Un largo camino

En el año 1939, Slavomir Rawicz, un joven oficial de caballería polaco, fue apresado por los rusos y enviado, después de brutales interrogatorios, al inhóspito campo de concentración 303, en el corazón de Siberia. Consciente de que permanecer allí hubiera significado una muerte segura, organizó su escapada junto a otros seis compañeros. Así, en la primavera de 1941, con unas pocas provisiones robadas, y con una rudimentaria ropa de abrigo, dirigieron sus pasos hacia el sur a lo largo de las nevadas extensiones siberianas… Tras cruzar la vía del Transiberiano, se adentraron en Mongolia, llegaron al terrible desierto del Gobi y atravesaron las montañas del Tíbet. Nueve meses más tarde, consiguieron alcanzar la libertad al llegar a la India en marzo de 1942, después de haber cruzado a pie las regiones más salvajes del mundo en su “largo camino” hacia la libertad.

Deja un comentario