Sangre de tinta

Continuación de las aventuras iniciadas en la novela juvenil titulada “Corazón de Tinta” donde intervienen los mismos personajes principales y cuyas aventuras tienen lugar en el mundo de Tinta. La obra, tan extensa como ingeniosa en su concepción, basa su argumento en la interacción que existe, en el mundo del libro o de la tinta, entre autor, lector y personajes: a lo largo del proceso creativo, al autor se le escapan de las manos algunas de las criaturas surgidas de su imaginación; hay lectores que se sumergen tanto en los libros que parecen abandonar la esfera de lo real e introducirse en la ficción, y hay otros que es como si hiciesen reales a los personajes a quienes prestan su voz.
Sobre esta idea del poder de seducción de la palabra, de su capacidad mágica, la autora, Cornelia Funke, despliega una rica potencia imaginativa para desarrollar la acción en términos ágiles, dinámicos y variados. Las situaciones se suceden con ritmo muy rápido, siempre entre riesgos y peligros que, por lo complejo y enredado de la trama, no son fáciles de esquivar por parte de los protagonistas, ni tampoco por parte de quien los inventa, pero no siempre los controla. El estilo, muy trabajado, tiene notable calidad expresiva y un vocabulario muy amplio. La obra resulta muy entretenida y encierra interés por la forma en que su contenido presenta la aventura de leer, pero para que el público al que se dirige sepa apreciarla es necesario que cuente ya con cierta experiencia lectora.
© Reseñas bibliográficas Fundación Troa.

Deja un comentario