El río

Novela de corte intimista que plasma la vida de una familia inglesa radicada en Bengala y dedicada a la explotación del cáñamo. El relato se vierte a través de las vivencias de una de las hijas, que contempla el correr de los días mientras advierte los cambios psicológicos de su adolescencia recién estrenada y el surgir de su vocación de escritora.

El presente relato ofrece un penetrante diseño de tipos y ambientes exóticos en el que el costumbrismo se hace presente sin estridencias. El relato es lineal, jalonado por sucesos aparentemente triviales, que van dejando su huella en el mundo interior de la niña;la acción se trenza así con las reflexiones de aquélla, que surgen vibrantes o doloridas, intuitivas o desconcertadas. La narración aparece teñida por la nota poética, dentro del carácter de sosiego que preside el relato. El estilo se define por su sencillez y ternura, de gran belleza formal. Es posible que en este caso la categoría literaria del traductor, León Felipe, haya revalorizado la calidad de la versión inglesa original.

Con su incesante fluir, “el río” viene a ser una metáfora de lo que acontece en la vida de la protagonista: no quiere dejar de ser niña, pero los días, ‘a los que nadie detiene‘, la llevan paulatinamente a abandonar su infancia. La toma de conciencia de esta realidad -sutil reflexión sobre lo efímero del tiempo-, junto a los entresijos del mundo de los adultos, constituye el trasfondo de la novela. y ahí parece que apuntan los objetivos de la autora, Rumer Godden. Todo ello aparece vertido con ternura pero sin sentimentalismos, con delicadeza pero sin afectación.

© Reseñas bibliográficas Fundación Troa.

Deja un comentario