Atenas y Jerusalén

Atenas y Jerusalén”, quizás el libro más importante de Lev Shestov, es uno de los textos más representativos del existencialismo y de la filosofía del siglo XX.
Shestov arroja un clarividente y combativo análisis y crítica de la historia del pensamiento occidental al estilo de Kierkegaard y Nietzsche. Ofrece una invitación a repensar a los filósofos más importantes de la historia de la filosofía, tales como Sócrates, san Agustín, Spinoza, Kant o Hegel. Sus conclusiones ponen en valor algunas de las ideas que, habiendo hecho evolucionar la filosofía a lo largo de los siglos, nada tienen que ver con la racionalidad y el positivismo: ideas de Platón, Plotino, Duns Scoto, Pascal, Kierkegaard o Nietzsche.
Shestov fue un espíritu libre, pensador al margen de la academia, adogmático, acérrimo defensor del pensamiento más allá de la razón, que enriquece el existencialismo de comienzos del siglo xx. Por la originalidad, profundidad y honda reflexión sobre el ser, fue leído atentamente por Husserl, Heidegger, Cioran, Camus, Deleuze, etc.
«Ninguna de las evidencias irónicas, las absurdas contradicciones que desprecian la razón, se le escapan. Una cosa le interesa y es la excepción, ya sea en la historia del corazón o de la mente», comentó Albert Camus sobre Lev Shestov en “El mito de Sísifo”.
«Lev Shestov me ha hecho un servicio considerable: él me desvió de la idolatría de la ‘filosofía’. Debo agregar, de todas las idolatrías», dice en una carta de Emil Cioran a Alice Laurent, sobrina nieta de Shestov.

Deja un comentario