Reinas sin corona

Anny Latour nos describe en “Reinas sin corona” cómo durante siglos, el salón, tal como lo crearon determinadas mujeres particularmente conscientes de su época e incorporadas a sus corrientes, fue un verdadero Estado dentro del Estado. El historiador que pretendiera separarlo de la historia de la civilización, perdería una de sus claves esenciales: fue el salón el que conformó la noción de urbanidad, dio armas a la crítica y abrió nuevos caminos al arte, a la literatura y, a menudo, a la misma política. Y de este hogar, en perpetua gestación, habrían de brotar incluso ideas que revolucionarían el mundo.

¿No merecen las mujeres que supieron presidir esos salones de tan gran alcance el título de “Reinas sin corona“?

©Reseñas bibliográficas de la Editorial.

Deja un comentario