Otra vuelta de tuerca

Relato fantástico, escrito en 1898. La víspera de Navidad, en un viejo caserón, un personaje da lectura al diario de una institutriz que marcha a una casa de campo de Inglaterra, contratada para cuidar a dos niños huérfanos. Tras una primera impresión muy satisfactoria comienza a observar la presencia continua de los espectros de un criado y una antigua institutriz, que tratan de poseer a los pequeños.
La novela, de acción escasa y simple, se centra en el análisis introspectivo de la narradora; el autor plasma con maestría su peculiar estado de ánimo. La exposición lenta, minuciosa, precisa y razonada de sus movimientos internos la presenta dominada por un terror obsesivo, al acecho del menor síntoma sospechoso y buscando relaciones entre cualquier hecho. El denso clima de misterio, logrado entre otras cosas por la presencia de los fantasmas, es otro de los elementos que relacionan la obra con la novela gótico-sentimental. El estilo, impecable como es usual en el autor, mantiene de continuo el interés del lector, a quien Henry James consigue introducir en este clima de misterio, dejando a su libre imaginación la interpretación de los sucesos.

© Reseñas bibliográficas Fundación Troa.

Deja un comentario