El diamante de Moonfleet

Elogiada en la brillante construcción de sus personajes por Conrad, de ella dijo R. L. Stevenson: «” Moonfleet” es la novela que siempre quise escribir, pero lo único que pude hacer fue “La isla del tesoro“».
Un siglo después, Georges Remi (Hergé) reconocería el paralelismo de sus famosos personajes Tintín y Haddock con los protagonistas de Moonfleet: John Trenchard, muchacho sediento de aventuras, y su compañero Elzevir, el viejo lobo de mar, contrabandista y bebedor de ron.
La furia del deseo de vivir del joven muchacho frente a la ternura de verse continuado en él por parte del viejo marino traza fuertes líneas maestras en esta historia de acción en la que no falta ningún elemento para saciar el hambre de aventuras: un fantasma, una pista escrita en el medallón de un cadáver, un tesoro oculto, un contrabandista bebedor, un joven soñador, una belleza seductora, un asesinato, una huida, un traidor, una venganza, un naufragio, un regreso. Y el mar como paisaje engañoso, añorado, cruel, que acuna la narración con la inevitable melodía de la gran literatura clásica. Pero lo que convierte a la novela “El Diamante de Moonfleet” en una obra maestra universal es algo mucho más difícil de conseguir: su autor, John Meade Falkner, queriendo contar la aventura de unos hombres, terminó construyendo una historia sobre el ser humano.
Reseña del Editor.

Deja un comentario