Dueño del mundo

El argumento de la novela (extrañamente demasiado breve, comparado con cualquier otra) refiere las extrañas apariciones de una misteriosa nave, tanto como vehículo de alta velocidad en tierra como barco o incluso nave voladora, a lo largo de los Estados Unidos y los estériles esfuerzos de la policía para detenerla para interrogar a su inventor y conocer, de este modo, el medio por el que ha logrado semejante avance. Después de varios intentos baldíos por aproximarse a la misteriosa nave y a sus secretos, un inspector de policía, Stroke, consigue ser secuestrado por sus tripulantes, que resultan estar dirigidos por el “Dueño del mundo“, el ingeniero norteamericano Robur ya presentado en una novela anterior por el francés Julio Verne.

Deja un comentario